AT&T, la multinacional de origen estadounidense que ofrece servicios móviles y de navegación, tiene una deuda actual de 190 millones de dólares que podría ser el motivo de la venta de sus operaciones, así como de su negocio de SKY.

Al respecto, los especialistas consideran que esta crisis se debe a que en México las operaciones inalámbricas no son del todo rentables si no integran un valor añadido, además de que la administración de las operaciones podría no estar siendo la adecuada. Siendo así, Elliott Management Corporation, la firma de gestión de inversiones que cuenta con el 1.1 por ciento de acciones de AT&T, recomendó a la marca abandone el mercado mexicano con el fin de liquidar su adeudo.

Por su parte, Jorge Fernando Negrete, analista del sector de telecomunicaciones, señala que el hecho de que AT&T haya tenido tres directores en cinco años, refleja su poca estabilidad; apuntando también que el diseño de modelo de negocio no se ha logrado consolidar, por lo que la marca no ha podido tener la cobertura necesaria para sobrevivir ante la competencia.

Del mismo modo, Negrete afirma que otro de los factores que han puesto a AT&T en esta situación, es la poca capacidad para mantenerse plenamente comunicada con sus usuarios, lo cual para nada pone a la compañía por encima de la competencia en el país.

Esta compañía de servicios móviles, que llegó a México en el 2014, al parecer no ha sabido tratar con el mercado, puesto que solo ofrece una operación móvil, que no es considerada una opción de valor por los consumidores.

Y aunque la marca arribó de forma agresiva a terreno mexicano, adquiriendo a Unefon y Usacell con todo y usuarios por 2 mil 500 millones de dólares, de abril a junio solo logró integrar a 18 millones de suscriptores, una cantidad que en comparación con los más de 75 millones de América Móvil, es más que insuficiente para mantener viva a la organización.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL