Una activación, reactivo importante del below the line, debe causar empatía con el target y generarle una experiencia cargada de emociones, que recuerde por mucho tiempo. ¿Con qué propósito?, que el consumidor no olvide la marca responsable de dicha activación.

Así como hay activaciones exitosas, donde la conexión con la gente es inmediata y duradera, también existen otras que se quedan en buenos intentos, o simplemente, no cumplen con su cometido, siendo recordadas no por su innovación y creatividad, sino por su falta de inventiva y mala ejecución.

Este medio del BTL genera un impacto importante en el consumidor y contribuye significativamente en el posicionamiento de una marca, por ello hay situaciones que se deben evitar para que la activación resulte un éxito. Aquí te enumeramos 5 cosas que no debes hacer durante una activación.

Iniciar tarde

La impuntualidad es un mal hábito que, además de retrasar el inicio de cierta actividad, denota falta de compromiso. La reputación e imagen que forja cada una de las marcas en todo el mundo debe ser lo más positiva posible, por ello llegar con alguno minutos de anticipación e iniciar a la hora fijada es un punto a favor, tanto para la marca como para agencia de BTL.

No llevar branding

Si el propósito es que el target recuerde la marca por medio de la activación, es indispensable que los asistentes a ella lleven branding adecuado y visible. Si las edecanes o modelos, organizadores y demás gente involucrada que asista a la activación no hacen notar la marca, resultará complicado que la gente se identifique y recuerde la experiencia, cosa que tal vez haga, incluso sin el branding suficiente. El detalle estará en que el recuerdo no será positivo, y por el contrario, descalificará a la agencia y a la marca.

Si se trata de una activación en donde no haya gente promoviendo la marca, el branding debe ser fácil de identificar para que, sin necesidad de palabras o trato personal, el consumidor aún así no olvide la marca ni lo que vivió.

Abusar de la improvisación

Cuando se ejecuta una activación, las actividades que se llevan a cabo durante su realización ya han sido planeadas con antelación, por lo que abusar de la improvisación durante la activación no es conveniente dado que puede modificar su intención u objetivo, hace que la concentración se pierda y no hay un seguimiento al itinerario.

Como en todo evento, una activación no está exenta de contratiempos, e improvisar durante su ejecución no es del todo malo, ya que pueden surgir cosas que no están bajo nuestro control, pero si se abusa de esto también puede ocasionar un desaprovechamiento del tiempo destinado para cada activación.

Contratar personas que no generen empatía con la gente

Hay activaciones que requieren personas más expresivas que otras, pero lo cierto es que, independientemente de que trate la activación, las personas que estén en contacto directo con el consumidor deben hacerles recordar la marca, deben hacerlos sentir bien para que se involucren con la activación.

Mezclar branding de otras marcas

Si la activación esta promoviendo al fabricante de autos Volkswagen, se recomienda no usar ese branding en vehículos de otras agencias porque podría generar confusión en el target, lo cual no es nada conveniente para la empresa que está pagando por una activación.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL