El uso de nuevas tecnologías en punto de venta es ya una realidad en algunos países que ha apostado por la innovación y la disruptividad para beneficiar la experiencia de compra.

Aunque en México tecnologías como la inteligencia artificial, realidad virtual y aumentada aún no logran permear por completo en los retailers, los procesos de gestión y logística ya cuentan con cierto tipo de tecnología que les permiten optimizar dichos procesos, pero hay un área que también debe incluir nuevas tecnologías para brindar una mejor experiencia al cliente, al tiempo que pueden dar repuesta a sus dudas, atender sugerencias y comentarios y estar pendientes de sus necesidades.

Nos referimos a la inclusión de un asistente virtual o chatbot, que a través de inteligencia artificial, ayudará a los retailers a mantener una comunicación inmediata y estar siempre interconectados, y así la tienda se reinventará y se adapatará a las demandas del consumidor.

Pero ¿qué razones puede tener un retailer para desarrollar un asistente virtual y optimizar el servicio al cliente?

Omnicanalidad

Hoy, las empresas y puntos de venta atienden a un cliente omnicanal y el reto está en tener la capacidad de responder a través de todos los canales existentes, así como resolver dudas de forma inmediata mientras se ofrece una experiencia satisfactoria.

Los asistentes virtuales tienen la capacidad de interactuar con todos tus clientes, al adaptar sus respuestas de acuerdo al canal que estén utilizando. Esta cualidad se traduce en asertividad y precisión.

Maximización de tiempos y recursos

Los asistentes virtuales consideran las necesidades del consumidor y los objetivos que persigue el retailer. Al recopilar información y analizarla, el asistente detecta el momento ideal para integrarse a sistemas internos y se adecúa a tus reglas.

Además de explotar tus propios recursos, esta tecnología también es capaz de atender múltiples clientes y organizar información para ofrecer respuestas claras en tiempo real.

Objetividad en las respuestas

Lejos de un simple procesamiento de datos específico que limita las respuestas, los agentes virtuales dialogan de un modo natural con el cliente para descubrir cuál es su verdadera necesidad, y esto lo llevan a cabo con el objetivo de interpretar la intención del usuario para resolver su necesidad puntual.

Interpretación para personalizar información

Los asistentes virtuales interpretan las intenciones del cliente al fraccionar el mensaje, considerando el contexto de la situación, analizando los datos del usuario y además de ofrecer respuestas personalizadas. Con cada interacción, los retailers aumentan sus bases de datos, al tiempo que facilitan la evolución de los asistentes virtuales. 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL