La industria del cine es sin duda una de las que más boletos llega a vender al año, tan sólo en 2015 los asistentes a las películas gastaron 38 mil millones de dólares en todo el mundo, de acuerdo con Rentrak, firma estadounidense líder en la medición de audiencia.

Tan solo en Estados Unidos, el negocio ya vale 11 mil millones de dólares.

Esto explicaría que ni la piratería, ni los novedosos servicios de streaming como Netflix, AppleTV y Amazon Prime Video haya menguado el interés por ir al cine. Es por eso que las películas invierten y crean tales atmósferas para contagiar al espectador.

A continuación algunos ejemplos y el total de ingresos que obtuvieron en las salas de cine.

Dia De la Independencia: Contraataque

La estación de trenes madrileña de Atocha fue utilizada como espacio para comunicar un filme. La emblemática linterna del lugar fue ploteada con una lona de más de 500 metros cuadrados que simula ser una nave espacial.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL