Una de las estrategias BTL que permiten a las marcas llamar la atención del consumidor en el punto de venta son las promociones. Con ayuda de animación y elementos de material POP un consumidor se puede enterar de un descuento y así decidir su compra.

Sin embargo, el trabajo previo para fijar ese descuento requiere considerar las fuerzas del mercado, es decir, las variables que permiten que los precios sean sensibles a las necesidades de los consumidores. Según expertos, entender esta sensibilidad refuerza la presencia de una marca en el mercado.

De acuerdo con información de Lokad, para realizar una fijación de precios las compañías deben deben establecer sus objetivos en términos de marca, tácticas de penetración o agresividad de mercado. Todo esto con la finalidad de avanzar hacia un equilibrio económico.

Hoy en día los distintos formatos de tienda minorista permiten al consumidor adquirir productos en base a su disposición de compra. Esto quiere decir que un retailer puede fijar sus precios en base a las relaciones que puede realizar. En este sentido, uno de los métodos de fijación de precios es por volumen. Esta práctica generalmente comprende descuentos por volumen o promocionales.

De tal manera que este tipo de fijación de precios proporciona a los miembros del canal descuentos por cantidad basados en economías de compra y recompensas a los compradores que adquieren lotes grandes. Además, por lo común se usan en industrias con poca adaptación del producto al cliente, por ejemplo, en la Industria del papel.

Sin embargo, ¿cuáles son los beneficios que otorga la fijación de precios por volumen a los retailers? A continuación te los mostramos:

Mayor distribución

Por un lado, la fijación de precios por volumen ayuda a los productores a ganar la oportunidad de utilizar totalmente su capacidad de producción porque se llevan a cabo producciones mayores y más eficientes en costos. En tanto, a los retailers permite una mayor distribución.

Aumenta el flujo de efectivo

Asimismo, otros de los beneficiados son los revendedores porque gana un mejor flujo de efectivo.

Mejores relaciones con el consumidor

Por último, los compradores ganan la oportunidad de establecer procedimientos de producción consistentes y de rutina, es decir, que este tipo de fijación de precios puede mejorar las relaciones entre un distribuidor y un comprador, ya que los volúmenes permiten ofrecer descuentos, y a la vez, vender más, y además el consumidor también ahorra más.

Al final, sea cual sea el método usado para la fijación de precios, no se debe dejar de lado su análisis ya que es un factor importante para la construcción de relaciones con el consumidor. Los descuentos son un elemento que ayudan a mejorar el intercambio entre compradores y vendedores. Por tanto, es un aspecto muy valioso para las tiendas minoristas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL