Amigos, el lunes 18 de julio, el presidente Enrique Peña Nieto (@EPN) promulgó el paquete de leyes que conformarán el Sistema Nacional Anticorrupción…, marco jurídico que de nada servirá si no se procede en contra de los corruptos gobernadores de los estados de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo.

En este contexto, y más allá de lo relevante que puede llegar a ser el tema de “La Corrupción” como instrumento de control jurídico/político/mediático, la nota de ocho columnas la dio el propio presidente Peña Nieto, al pedirnos “perdón” a todos los mexicanos por el asunto de la Casa Blanca y les cito lo que dijo en su discurso:

“No obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno. En carne propia sentí la irritación de los mexicanos. La entiendo perfectamente, por eso, con toda humildad, les pido perdón.”

Sin embargo, más allá de lo que @EPN nos pueda decir, vienen a mi mente dos preguntas ¿POR QUÉ? y ¿PARA QUÉ? hacerlo a toro pasado y después de haber sido blanco por casi dos años de ataques mediáticos y políticos que destruyeron el efímero “Saving México” y marcaron para siempre este sexenio.

Así que por eso habría que desmenuzar el párrafo que les compartí porque @EPN dice más de lo que creen que dijo:

  1. “No obstante que me conduje conforme a la ley…”: Me parece que el Presidente Peña calculó esta línea discursiva para “justificar” y darle un “levantón mediático” a este paquete de leyes, mismas que de origen no tienen una aplicación retroactiva y menos inmediata.
  1. “… este error afectó a mi familia, …”: Sin duda a nadie nos gusta que se metan con nuestra “FAMILIA”, pero me parece que esta “auto-exoneración” a posteriori estuvo totalmente fuera de lugar, ya que los miembros de su familia no son ni serán sujetos de responsabilidades legales.
  1. “…lastimó la investidura presidencial…”: Esta frase me llama la atención, ya que me parece que confunden la palabra “investidura” con la de “institución presidencial”, pero suponiendo sin conceder, la Presidencia de la República es mucho más que un escándalo mediático, así que aquí lo que quisieron decir entre líneas, es que “se lastimó la IMAGEN del político que trabaja de Presidente de la República”.
  1. “…y dañó la confianza en el gobierno. …”: Este es un interesante juego de palabras, toda vez, que de alguna manera reparte culpas al dejar abierto el tema de la “confianza”, misma que aplica tanto al Gobierno Federal, pero también a los Locales y Municipales, no importando el partido político que los encabece.

Para concluir, la Corrupción en México es el gran pendiente social, jurídico y político de la segunda década del Siglo XXI, pero el cambio que buscamos no está en los discursos, en las leyes o en las críticas, sino en nosotros mismos como una sociedad que debe repensar cómo fue que llegamos a esta grave crisis de valores.

Si tienen alguna duda no dejen de mandarme sus comentarios y con gusto se los responderé.

¡Hasta la próxima y síganme en Twitter! @Benavideslaw

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL