España.- La firma de chocolate propiedad de Mondelez, Milka, instaló un karoke en un centro comercial para invitar a la gente a demostrar su ternura el día de San Valentín, pero no con cantos sino con besos.

Más notas sobre Aactivaciones:
Microsoft abandona tablets y portátiles para promocionar Office 365
Yama ahuyenta a los conductores alcoholizados

La marca convirtió un karaoke convencional en un “Karaokiss” para que en lugar de cantar los participantes se besaran al ritmo de vals. El stand estaba equipado con una pantalla que mostraba el punto en que las parejas debían chocar sus labios junto con la canción, algo así como lo que ocurre con los videojuegos musicales o de baile.

Cada participante llevaba un pulsera con sensores que vibraban cada vez que se producía el contacto con los labios de su pareja indicando que el beso se había hecho en el momento justo, si la pulsera no vibraba habían fallado. El nivel de dificultad aumenta según avanza la canción. Al final los concursantes fueron recompensados con barras de chocolate.

La acción fue ideada por la agencia Fullsix.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL