Deja que la muerte encienda tu cigarro

Eres un fumador promedio y se te antoja un cigarro, sales a la calle a fumar. Estás tratando de encender tu cigarrillo y una mano siniestra te ofrece fuego: ¡sorpresa!, es la Muerte.