¡Sorpresa! ¿Quién te dejó conducir?

La idea de atropellar a un perro en medio de la carretera con un automóvil al que se le hace promoción no parece ser una buena opción para hacer marketing a una marca de coches. Sin embargo, la agencia rusa Smetana en San Petersburgo, jugó con una historia perruna para que Subaru aumentara sus ventas.