El Cliente, ¿tu mejor amigo?

En cuántas ocasiones hemos pensado si debemos tratar a nuestros clientes como tratamos a nuestros mejores amigos o si la confianza ganada a través del tiempo y la vida misma es un pretexto para relajar la atención a nuestros clientes.