En cuántas ocasiones hemos pensado si debemos tratar a nuestros clientes como tratamos a nuestros mejores amigos o si la confianza ganada a través del tiempo y la vida misma es un pretexto para relajar la atención a nuestros clientes.

Por otro lado, se cree que en América Latina se hacen solo negocios con amigos y solamente con amigos. Honestamente, también creo que no. En mi opinión existen dos factores básicos para hacer relaciones amistosas y amables con nuestros clientes:

  • Confianza

La amistad es un concepto tan poderoso en el trato que se construye a través de la confianza, la escucha constante y la respuesta honesta y clara.

  • No olvidar que son nuestros clientes

Nosotros debemos mantener un trato cálido y de servicio no importando el tiempo que llevemos conociendo a nuestros clientes.

La amistad se vuelve un concepto muy peligroso, pues el abuso de la misma hace que exageremos en confianza, por lo tanto perderemos la calidad de servicio y la respuesta oportuna a las necesidades constantes de nuestros clientes.

Por lo tanto, no debemos olvidar que a través del tiempo, la confianza puede crecer, pero la atención y el trato debe seguir siendo una constante.

Y algo que sí debemos tener en cuenta y solamente para nosotros mismos, es de buscar la mejor empatía y preocupación como si esta persona fuera nuestro mejor amigo.

Aquí van 5 puntos básicos que no debemos perder:

1.- Escucha, siempre escucha, no hables ni propongas soluciones si no te las piden, espera a que te cuenten todas las necesidades; un poco mas de sus problemas y soluciones asumidas, muchas veces te sorprenderás de las verdaderas necesidades, posiblemente éstas distan mucho lo que pensabas en un inicio.

Es lo mismo con un amigo, muchas veces solo quieren que lo escuchemos solamente…

2.- Entiende su entorno, cuántas veces planteamos una solución por dar una respuesta a “tiempo o rápida”. Y es posible que esta sea una buena idea pero finalmente no es la mejor. Investiga y regresa con la mejor respuesta; es mucho más certero si regresas y das una opinión pensada, no importa el tiempo.

Cuando piensas en la posible solución para tu mejor amigo, nunca olvidas su entorno y como alguna variable le puede ayudar, das  varias opciones y buscas lo mejor para el con dialogo…

3.- Ayúdalo a entender su realidad; un verdadero amigo, siempre le plantea una postura verdadera y basada en hechos y situaciones reales, y de ahí es donde la confianza se vuelve poderosa e importante. De que sirve darlo por su lado y esta no llega a un buen fin.

Cuando un amigo esta en problemas nunca le mientes, siempre le dices la verdad, ¿o no?

4.- Dale el mejor consejo. Siempre busca parámetros, piensa en las posibilidades, busca diferentes horizontes, la mejor respuesta no siempre está donde tú crees que debe estar. Por lo tanto siempre debes dar tus mejores y varias opciones.

Recuerda que tu cliente tiene dos objetivos, el profesional y el personal, nunca olvides ambos.

Como tu mejor amigo, siempre buscarás las mejores opciones para que puedan encontrar la mejor opción a los problemas de tu amigo.

5.- Alcancen su sueño juntos. Si en esta relación eres parte del análisis, solución, apoyo y ejecución, tu cliente nunca olvidará celebrar contigo y mas allá de haber ganado un amigo, haz ganado un cliente que te respeta, te escucha y esta atento a no perderte.

Siendo un buen amigo, además de dar el mejor consejo, siempre estarás con él en las buenas y en las malas, y él nunca dejará de agradecértelo, nunca te perderá…

Y así con estos 5 consejos y un buen desempeño en tu trabajo la confianza entre ustedes crecerá fuertemente.

De esta manera tu cliente no se volverá tu mejor amigo, pero lo que sí es un hecho es que te verá como alguien invaluable. No dejes de pensar que él al igual que tú, quiere alcanzar una meta personal, y que si encuentra un verdadero asesor en ti, que ve mas allá de solo la propuesta profesional, seguro, estarás mas tiempo cerca de él de lo que tú imaginas.

Al final de todo, el ser un buen asesor que cuida las relaciones personales con su cliente, está construyendo una buena imagen, ¿cuál es la tuya?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL