Al interior de un punto de venta pueden suscitarse diversas situaciones que sirven como promoción para una marca y productos, con la finalidad de persuadir y guiar la decisión de compra. No obstante, también puede presentarse algo que, lejos de beneficiar al retailer y fabricantes, los perjudica: un quiebre de stock.

En términos generales, un agotamiento en anaquel, como también se le conoce, se refiere a una falta de producto en estantes, es decir, que no hay la suficiente disponibilidad de cierta mercancía, por lo que logra percibirse un espacio en el espacio asignado.

Quizá se piense que un quiebre de stock no trae consigo repercusiones importantes. Sin embargo, lejos de ser minúsculas, pueden significar un problema grave no solo en la exhibición, sino también en las ventas de la tienda y marca.

Son varias las razones por las que puede presentarse un agotamiento de producto, entre las cuales destacan:

  • Producto en bodega
  • Falta de entrega de mercancía por parte del proveedor.
  • Productos en proceso de entrega al retailer.
  • Mermas.

 

Ante situaciones como las antes mencionadas, es necesario que ambos actores se den a la tarea de realizar un monitoreo constante sobre cómo está exhibido el producto, si lo hay en qué forma está presentado y de haber escasez, informar al proveedor.

 

Efectos adversos de un quiebre de stock

Aun cuando se trate de un punto de venta que no presenta un alto nivel de tráfico diario, es importante no subestimar un agotamiento en anaquel, y más si se trata de un retailer grande, que suele registrar ventas importantes.

Según la agencia Slimstock, hay 5 principales efectos o consecuencias negativas que se desprenden de un quiebre de stock.

  • Pérdida de clientes: cuando una persona está frente a un anaquel y no ve sus productos favoritos donde regularmente están, y aunque los busque no se encuentran disponibles, es probable que tarde en volver, y más cuando esta situación se torna frecuente. En este sentido, alrededor de un 31 por ciento de los clientes suele cambiar de punto de venta ante este escenario.
  • Pérdida de credibilidad: esto surgirá debido a que cierto retailer no es capaz de satisfacer sus demandas, justo en el momento que busca cubrir una necesidad, y más ante un shopper que desea encontrar lo que quiere en tiempos breves. Esto hará que deje de creer en la tienda y marca, optando por considerar otras opciones.
  • Sustitución de marca: según dicha agencia, 26 por ciento de los compradores en una tienda física, si están frente a un quiebre de stock y no está disponible el producto de la marca que buscan, la sustituyen, algo que sin duda no resulta conveniente para ese fabricante que no tiene presencia en estante.
  • Postergación de la compra: en otro caso, al ver un agotamiento de cierto producto buscado, un 15 por ciento de los clientes suele posponer una compra, en el caso de realmente querer un determinado artículo de una marca en específico.
  • El cliente desiste de comprar: en el peor de los escenarios, salir del punto de venta sin un ticket de compra es quizá una de las acciones que menos se desea, tanto para el retailer como para la marca que no logró encontrar el shopper.

Según el Departamento de Investigación de InformaBTL, 15.3 por ciento de los consumidores en México afirmaron en 2017 que el acomodo en anaquel fue un factor para cambiar su decisión de compra de alguna marca o producto.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL