Incorporar las herramientas tecnológicas en el desarrollo y ejecución de activaciones, lanzamientos, eventos de marca y demás disciplinas del BTL es uno de los retos más notorios que tienen los mercadólogos que hacen below the line, pero no es el único desafío.

En entrevista, Eleasir Novia, director de Cuenta de Grupo Prom, dijo que cada año el reto es lograr que se mantengan los presupuestos asignados. Aunque el inicio del 2016 favoreció a la industria en términos económicos, pues paradójicamente la devaluación del peso ante el dólar impactó de manera positiva a la industria del BTL.

“En un entorno donde la tecnología es un factor preponderante, se hace cada vez más complejo el atraer la atención de los mercados meta y mucho menor el tiempo de atención que tenemos de éstos. Por lo tanto el gran reto a vencer es tener la capacidad de generar acciones verdaderamente innovadoras que asombren e impacten”, agregó.

Hoy día, el consumidor identifica inmediatamente cuando una acción BTL no es innovadora, ya sea porque la ha visto anteriormente o porque simplemente no le causa ningún asombro.

“No sólo se compite contra la creatividad de los mercados locales, en realidad hay que pensar en propuestas que serán vistas e inclusos probadas en otros países y continentes. Las marcas están optimizando los presupuestos de marketing, aprovechando producciones regionales y/o mundiales de comunicación y esto se debe capitalizar con acciones de BTL en el mercado local”, comentó.

En síntesis, las agencias de BTL deben ser mucho más responsables en el trabajo de conocer al cliente, su marca, su mercado y sus objetivos, deben inyectarse el ADN de las marcas y hacer creatividad 100% orientada a la obtención de dichos objetivos. “Así es como trabajamos en Contacto 360”, concluyó el director.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL