Twitter: @Artglez

Arturo González Salas

La abundancia de instituciones educativas no nos hace un paí­s mejor preparado para los desafí­os de nuestros tiempos, pero las pocas que cuentan con programas de calidad son el abono perfecto para el desarrollo de nuevos patrones.
Las escuelas con el simulacro del servicio social, residencias o estadí­as, intentan decirle a la sociedad que entregar profesionista calificados, los cuales en la primera semana de trabajo manifiestan impuntualidad, desorganización y poco potencial para trabajar bajo estrés. Como bien lo dijo Darwin, sólo los más fuertes sobreviven.

Hablando de adaptación una promo que no lo logro es el canje de cupones, me pregunto cómo después de tantas veces hay quienes se atreven a creer en la adopción de técnicas disfuncionales para el mercado al que se dirigen. Existen muchas promociones y echándole galleta se pueden desarrollar algunas muy novedosas.
Probar o no probar, esa es la cuestión. No es correcto sacralizar los errores de la mercadotecnia porque los factores cambiantes, nunca generan los mismos resultados, sin embargo un marketing irresponsable es el que se desarrolla a sabiendas de los nulos beneficios que se producen bajo herramientas ya utilizadas.
En el paseo por los supermercados nos ofrecen tantas muestras que algunos se dedican a llenar el estomago con “probaditas”, he sabido de otros que van a las pruebas de manejo sin la mí­nima intensión de adquirir un vehí­culo, las que asisten a la demostración de Mary Kay para que las maquillen para ir a una fiesta, los que van a Liverpool para perfumarse al 100. Las compañí­as pagando y los clientes fantasmas disfrutando con el proba proba.
Tal vez un “no cliente” se convierta en uno muy fiel, pero ¿cuánto debemos invertir en ellos hasta lograrlo? Focalizar esfuerzos a los mercados incorrectos parece ser la obstinación que produce enamorarse del consumidor perfecto para nuestra empresa, siendo que los productos y servicios evidentemente son demandados por otro segmento.
Un diseñador reconocido encamina su propuesta para clases económicas que puedan adquirir sus colecciones, los desfiles son un ejemplo de lo ofertado y en ellos podemos ver que la asistencia es una “muestra modelo” de los consumidores, crí­ticos y periodistas que la firma desea incluir como sus públicos.
Alguno de nosotros podemos ahorrar por meses para adquirir un traje Gucci, siendo honesto el ahorro no nos hará parte del segmento. Al leerme me escucho bastante elitista, pero los mercados por si mismos los son, su conducta es excluyente.
Elija responsablemente la forma de Activación, pero antes de ello haga un análisis con gente real, deje de creer que el dueño o director sabe lo que el cliente quiere, para eso existen diferentes instrumentos: encuestas, sondeos, entrevistas, focus group, phillip 66, pruebas piloto, simuladores, demostración, exhibición y exposición.
El tí­tulo hace referencia a una canción, ella en automático me remite a Chihuahua, varios antros y besos interminables. Se preguntará que tiene que ver eso con el tema, antes de alguna objeción, el punto al que quiero llegar es: base sus activaciones para que sean una experiencia provocadora acción, la única forma de activar es por medio de los sentidos, hoy por hoy, las marcas venden gracias a que recordar y comprar, es vivir.
¡Qué bonito es Chihuahua!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL