Además de ser un formato de tienda atractivo, una Pop-Up Store representa también una estrategia de promoción de marca y stock eficiente.

Una de las formas más sencillas de identificar este tipo de tiendas es por su diseño, estructura, ubicación y los elementos visuales y merchandising que una firma implementa en este PDV, ya que estos suelen ser atractivos, con decoraciones especiales, medidas específicas y con un detalle que no tiene otro formato de retailer: tiempo de operación definido, es decir, que su disponibilidad al público tiene un lapso finito.

El hecho de que se trate de una tienda que estará abierta por determinado tiempo no solo despierta el interés por visitarla, sino también por comprar antes de que cierre definitivamente, lo que da como resultado las ya famosas compras por impulso.

Pop-Up Store, hacia compras no planeadas

Gracias a un PDV de esta naturaleza, una marca puede mostrar sus mejores productos o colecciones, promociones exclusivas o diferenciadas, además de mantener la preferencia de sus clientes.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), indicó que la música, ofertas, colores, ancho de los pasillos, aromas, entre otros factores influyen en las decisiones del consumidor.

Javier Cervantes Aldana, investigador y académico de la Facultad de Contaduría y Administración de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que tener una atmósfera agradable en un PDV, con aromas y música gratos, mobiliario cómodo, se da la sensación de que se está en un lugar tranquilo y positivo, haciendo que el consumidor pase más tiempo al interior de la tienda, y en consecuencia, compre más y sin prestar tanto tiempo a meditar sobre su compra.

Entonces, ¿qué hacen de una Pop-Up Store una estrategia de promoción efectiva para generar compras no planeadas? Son principalmente tres factores: merchandising, promociones y productos exclusivos, y el tiempo limitado.

Al tener un buen diseño de layout, con aditamentos decorativos clave, mobiliario adecuado, acomodo de stock estratégico, un marketing sensorial efectivo y ser visualmente atractiva, hacen que genere mayor tráfico al PDV, lo que eleva las probabilidades de elevar el nivel de ventas, adicional a una experiencia de compra distinta.

Contar con promociones y colecciones exclusivas facilita no solo una cantidad elevada de personas al interior de la tienda, sino también que tener precios especiales y stock que no está en otros retailers incentive compras no planeadas. Según el Estudio sobre Preferencias en Promociones 2017, realizado por el Departamento de Investigación de InformaBTL, 56 por ciento de los consumidores en México compran algo cuando está en promoción.

Y en tercer sitio, pero no menos importante, el ya conocido “por tiempo limitado” surte el mismo efecto que la edición limitada. Al estar frente a una estrategia promocional que sugiere un lapso determinado, y que regularmente es corto, despierta en el shopper la necesidad de comprar, aun cuando no necesite cierto producto o servicio; es solo el hecho de aprovechar un determinado tiempo y ser de los “pocos” afortunados de haber adquirido algo, que de no comprarlo ahora, en otro momento ya no será posible.

Información de Statista indica que solo un 4 por ciento de los consumidores en Estados Unidos, acostumbra adquirir ropa en una Pop-Up Store, frente a un 35 por ciento que nunca lo hace.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL