Muchos son los factores que llevan a una empresa a realizan un rebranding de alguna de firmas que pertenecen a su portafolio de marcas. Además de esto, hay una serie de consideraciones que se deben tener para que sea efectivo el proceso, como hacerlo de manera paulatina y en con buen tiempo. Sin embargo, hay ocasiones en las que, a pesar de que se realiza todo bien, el proceso simplemente no logra salir correctamente, como ha sido el caso de Chesterfield, marca de cigarros que sigue siendo identificada y solicitada en el punto de venta como Delicados.

¿Por qué pasó esto? En marzo del 2018 se dio a conocer que Delicados, una de las marcas de cigarros más antiguas de México y que pertenece a Phillip Morris, pasaría a llamarse Chesterfield, para lo cual se llevó a cabo una transformación paulatina del packaging, que concluyó con el rediseño de la misma.

A pesar de esto, y de que el proceso se llevó a cabo en el transcurso del 2018, en la actualidad tanto los empleados en el punto de venta como los consumidores siguen pidiendo Delicados, en lugar de Chesterfield.

Uno de los principales motivos es porque los Delicados tienen público cautivo. Consumidores que han elegido a marca por encima de otras, no sólo por sus cualidades organolépticas, sino también por sus precios.

En el texto “La economía del tabaco y los impuestos al tabaco en México”, se menciona que la participación de mercado por volumen fue encabezada por Phillip Morris México, seguida de British American Tabbaco México, Japan Tabbaco International, que para 2006 alcanzaron el 63.7 por ciento, 31.3 por ciento y 5 por ciento, respectivamente.

Cabe destacar que la participación de mercado de los Delicados aumentó del 2000 al 2006, al pasar de los 7.1 por ciento al 8.3 por ciento, incremento que coincidió con una de las alzas que más importantes que ha tenido estos productos. Para el 2018, este indicador se elevó hasta los 9.7 por ciento.

Otro de los motivos por los cuales el rebranding ha sido que el nombre es un tanto más difícil no sólo de pronunciar, sino también de recordar para los consumidores. Una de las normas básicas del naming es que los nombres con menos sílabas y fáciles de pronunciar se recuerdan más fácilmente.

En el caso de la imagen de la marca, los Delicados su logotipo estaba bien posicionado entre los consumidores, mientras que Chesterfield no han tenido tan bien recibimiento.

Aunque presentó una ligera caída para el 2014, el consumo mundial de cigarros creció desde el 1900 hasta el 2009, al pasar de los 50 mil millones de cigarros a los 5,884 millones de piezas. Cabe destacar que también hubo un aumento en las ventas que se registraron de este producto para el 2016, cuando se alcanzaron los 2.61 mil millones de cajetillas vendidas, año en el que también se dispararon los ingresos a los 16.21 MMDP, de acuerdo con datos de El Financiero.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL