¿Por qué les colgamos a los bancos?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Todos odiamos esas molestas llamadas que recibimos de instituciones bancarias a horas insospechadas, para ofrecernos un abanico de productos y servicios, sin que antes podamos devolver el saludo.

Ahora, más que nunca, las llamadas telefónicas como herramienta de mercadotecnia podrían ser la elección más desafortunada que podamos emplear.

Un reciente publicación en el diario El País, muestra como hoy en día, y más con el extendido uso de redes sociales como WhatsApp, las llamadas telefónicas suelen ser intrusivas para gran parte de la gente. Argumentando varios inconvenientes como el hecho de tener que atender la llamada justo en el momento en que te llaman, sin tener la opción de responder después, que la llamada se pueda alargar y la desventaja de no poder saber si la llamada será para un tema importante o que exijan una respuesta precipitada, cada vez más personas se inclinan por una comunicación escrita y dejan de contestar el teléfono.

La revista Forbes, por su parte, hace poco publicó una nota titulada “Por favor, sólo emails: 10 razones por las cuales las llamadas telefónicas son una pérdida de tiempo”. El texto alega las mismas razones que el diario El País, e incluso añade la desventaja de no poder revisar el mensaje enviado o recapitular, así como el efecto de las frecuentes interrupciones producto de las llamadas inesperadas, que, según el reza el escrito, pueden contribuir a incrementar la aparición de migrañas en un 4%. Además, refiere a su favor un estudio realizado por la Universidad del Estado Michigan, que asegura que trabajadores que participaron realizando una serie de labores y experimentaron interrupciones de 2.8 segundos, cometieron dos veces más errores después de dichas perturbaciones.

Lo cierto es que, aún cuando todavía son necesarias las llamadas telefónicas para tratar ciertos temas o incluso para resolverlos de manera más personal y rápida, las llamadas telefónicas con fines comerciales no siempre comienzan con el pie derecho y menos, después de arrojar al receptor, así sin más, una extensa letanía comercial una vez que se contesta la llamada.

Ya sé que los profesionales de call centers y defensores de las llamadas de outbound aseguran que siempre son más eficaces que una simple campaña de email marketing porque quien llama, una persona previamente aleccionada para llevar el rumbo de la comunicación, puede echar mano de artilugios y emplear sus mejores dotes para lograr una venta en tiempo real, pero me gustaría conocer el dato de los efectos adversos de tan socorrida herramienta. Pues cada vez es menor nuestra paciencia y tiempo disponible, y mayor nuestra devoción por medios de comunicación no intrusivos.

Excluyo, claro está, las llamadas con fines románticos, mucho más calurosas y personales que un frío mensaje.

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.