Dentro del punto de venta, el packaging es una de las estrategias más importantes y de mayor influencia en la decisión de compra del cliente.

Además de facilitarle a un fabricante la transportación, conservación y protección de un producto específico, también debe ser capaz de cumplir una función de comunicación, ya que a través de cierta información contenida en su diseño, puede transmitir datos importantes para la toma de decisiones.

Desde datos nutrimentales, hasta nuevos sabores, es el tipo de información que puede mostrarse a través de un packaging.

Según datos del Estudio de Packaging 2017, elaborado por el Departamento de Investigación de InformaBTL, 45.5 por ciento de los consumidores lo primero que revisa es la fecha de caducidad, seguido de la información nutrimental (26.4%) y en tercer lugar el impacto ecológico (12.&%).

Branding a través de un packaging

La construcción de una marca es algo que debe mantenerse constante, ya que a pesar de tener un largo tiempo en el mercado, toda marca debe forjar una imagen y reputación, aun cuando se es líder de una industria.

Para ello, el packaging juega un rol clave en el branding de una firma. ¿Cómo lograrlo?

Además de tener una función de protección, el packaging es también una estrategia y medio de comunicación para la marca, ya que por medio de el se puede brindar información sustancial no solo sobre el producto que contiene, sino también de la propia marca.

Mediante un packaging también se pueden transmitir los valores, imagen corporativa, así como la personalidad de cierta compañía, de tal forma que al verlo, el consumidor pueda identificar con facilidad de qué firma de trata.

Un buen diseño, así como su característica funcional, son dos elementos que de igual forma contribuyen al branding de una marca. Al día de hoy hay determinados packaging que, dentro de su categoría, son fáciles de ubicar, ya sea por su forma o colores corporativos, así como por tamaño, tipografía, entre otros elementos.

Jorge Martínez, Gerente de Marketing de Pedigree México comentó en entrevista exclusiva que el característico color amarillo de sus empaques, así como el color azul de la tipografía, fotografías de mascotas, información nutrimental y beneficios de sus productos, son solo algunos de los elementos básicos que ayudan a la marca a destacar en el anaquel, y además a ser recordada por el cliente.

Según cifras de dicho estudio, para un 58.6 por ciento de los consumidores en México el diseño e imagen son las características que, a primera vista, llaman su atención.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL