Para poner a disposición del consumidor y shopper un determinado producto, y que pueda llevarlo a casa, el packaging es uno de los mejores aliados de las marcas.

No solo se trata de una botella de cristal, vidrio, caja, lata, bolsa u otro tipo de contenedor con un diseño específico. Hablar de packaging es remitirnos a funciones básicas pero necesarias que esta estrategia de marketing persigue, y que hace de estos contenedores piezas clave en la distribución de stock.

  • Contiene: lleva en su interior un producto, sustancia, líquido o artículo.
  • Protege: ayuda en la segura transportación del producto, evitando que se dañe.
  • Conserva: mantiene el producto en una posición estable, cuidando sus propiedades.
  • Transporta: permite que el producto llegue en óptimas condiciones al punto de venta.

Comunicar, función y valor agregado

Además de las anteriores funciones, otra que le da al packaging la facultad de convertirse en un aliado de las marcas en un anaquel, es justo su función comunicativa, una de las más importantes ya que contribuye al éxito de la rotación del producto, e incluso es capaz de crear un vínculo emocional con el target.

¿Pero qué tiene el packaging que lo hace una forma de comunicación efectiva en tiendas físicas?

Los colores, tipografía, logo y alguna frase distintiva en una envase son elementos que favorecen la comunicación y reconocimiento de marca, además de fomentar una identificación de la firma durante mucho tiempo.

Otra razón del porqué es una estrategia no solo comercial, sino también de comunicación es gracias al potencial que tiene de transmitir los beneficios del producto, tal como sucede con marcas de alimentos o bebidas que suelen enaltecer que son bajos en grasas, libres de sodio, adicionados con vitaminas, y que además esto ayuda a mantener al consumidor con energía, información que no solo beneficia la comunicación, sino también influye en la decisión de compra y permite generar un mayor engagement.

Según el Departamento de Investigación de InformaBTL, en 2017 el 65.9 por ciento de los consumidores en nuestro país aceptó que el packaging sí influye en la decisión de compra, siendo el diseño e imagen un elemento que a primera vista atrae su atención (58.6%).

La Asociación Mexicana de Envase y Embalaje (AMEE), en 2016 se produjeron alrededor de 11.3 millones toneladas de envases en nuestros país, siendo el plástico uno de los materiales más usados.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL