Ciudad de México.- A los fans de la banda no les gustará leer esto y quizá tampoco estén de acuerdo, sobre todo si están celebrando el 32 aniversario de la fundación de esta agrupación de trash metal, pero los números hablan.

Más notas sobre Mercadotecnia:
Racistas vandalizan anuncio de GAP en Nueva York
El origen de 5 importantes logos automotrices

Hace dos meses la banda lanzó la película Metallica Through the Never, un filme que narra la historia surrealista de un roadie de la agrupación que es enviado a una misión urgente durante un concierto del grupo. La producción contó con 18 millones de dólares para su realización y el crítico de metal Axl Rosenberg estima que se destinaron 18 millones más para la promoción, el caso es que durante sus primeras semanas apenas se reunieron 3 millones 419 mil 967 dólares.

Gran parte de la culpa por este aparente fracaso recae en una mala estrategia de Mercadotecnia. Aquí tres puntos:

Pésimo cartel promocional: en el póster aparece el actor Dane DeHaan quien interpreta al ayudante de la banda, de cualquier forma no tiene caso decir quién es porque es irreconocible. El nombre del grupo aparece pequeño en la parte inferior y el mensaje jamás queda claro. La audiencia se confundió con la temática de la producción. El cartel parece inspirado en Assassin’s Creed o Prince of Persia.

Mal director: no entraremos en crítica cinematográfica, pero diremos que el nombre del director pesa mucho en la promoción de una película. Cuando los Rolling Stones lanzaron Shine a Light dirigida por Scorsese el mensaje fue: “esto debe estar muy bien hecho”. Metallica contrató a Nimród Antal, el director de Predators, la tercer cinta de la saga Predator (1987).

Tiempo: la película fue anunciada con bombo y platillo para verse en IMAX 3D, el problema fue que sólo estuvo una semana porque era necesario hacerle espacio a Gravity del mexicano Alfonso Cuarón.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL