Luego del suceso en Culiacán, entre miembros del crimen organizado y militares, en donde estuvo involucrado Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, el nivel de aprobación de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) registró una baja en su nivel de aprobación, el cual ha ido impulsando poco a poca.

De acuerdo con información de Consulta Mitofsky, hasta el 30 de noviembre de este año, el mandatario de México registró un nivel de aprobación de 57.6 por ciento. Para el 6 de diciembre, tuvo una ligera baja al llegar a 57.4 por ciento; mientras que al día de hoy incrementó a 58.3 por ciento.

Ante los señalamientos que se han hecho hacia el presidente mexicano, AMLO ahora busca mejorar la percepción que la población en México tiene sobre él.

Investigación interna

Esta semana se llevó a cabo la detención del ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien formó parte de los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, esto por su haber recibido varios millones de dólares de parte del líder del cartel de Sinaloa por permitirle traficar cocaína, delito que sumado a otros han ocasionado que la Corte Federal de Estados Unidos ahora solicite el traslado de García Luna a la ciudad de Nueva York para ser juzgado.

Ante este hecho, AMLO dijo que ordenará una investigación hacia el interior de su equipo de trabajo para así saber si alguien de los que participan de su gobierno tienen vínculos con el Genaro García Luna, o bien si lo tuvieron cuando el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública esta en funciones o en otros gobiernos.

Como se ha mencionado anteriormente, esta detención no solo afecto a García Luna, sino también la imagen y credibilidad del ex presidente Felipe Calderon.

Te sugerimos:

Personal branding: así se ve afectada imagen de Genaro García Luna y Felipe Calderón.

La lucha contra el narcotráfico es una problemática que no solo ha llevado a pérdidas económicas, sino también humanas. Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran que durante el gobierno de Felipe Calderón, en 2011 fue el año en que más muertos se registraron (22,852 personas); mientras que en el mandato de Peña Nieto 2016 fue el de más decesos con 18,839.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL