Con la XX edición de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014, el tema del fútbol ha vuelto a tocar las puertas de las redes sociales y ya se asoman algunos comentarios en torno al hecho.

Más notas relacionadas con Branding emocional:
Personal Branding: Fenómeno Miguel “Piojo” Herrera
Personal branding: 1 de cada 10 usuarios ha revisado la red social de su pareja
Personal branding: 6 muertes que han conmocionado Twitter

Y aunque aún hay pocos se prevé que la interacción en las redes sociales vaya en aumento con el tratamiento del tema, pues cada que de fútbol se trata los fanáticos de corazón, y hasta los que no, siempre tienen algo que decir.

Basta recordar que el 13 y el 20 de noviembre de 2013 los diarios de circulación nacional y local, así como las estaciones de radio y noticieros de televisión se alinearon al hablar sobre los partidos de futbol entre la Selección Mexicana y Nueva Zelanda. Las redes sociales no fueron la excepción, abundaron los cometarios en Facebook con sus debidos likes y la cuenta @miseleccionmx, al igual que la etiqueta #ContigoSiempre, se convirtió en la favorita de los twitteros.

¿Iremos al mundial? Era la pregunta del millón, mientras que la fama de “El Piojo” Herrera iba en aumento, incluso más que la de Elena Poniatowska y su Cervantes. No obstante, lo curioso no fueron las vastas menciones sobre el tema sino la disparidad de significados que las audiencias mostraron en torno al fútbol.

En Twitter los comentarios dejaban entrever el descontento por la actuación de la Selección Mexicana, pero estaban ligados a situaciones específicas. Por ejemplo, el diseño de los uniformes de los jugadores y su parecido con el traje de Mamá Lucha, en plena campaña del Buen Fin; la alerta sísmica y falsas promesas de triunfo del equipo mexicano; la Selección Mexicana como muestra del conformismo colectivo de una sociedad acostumbrada al panzazo; hasta llevarse un semestre escolar a repechaje, como el Tri.

Todo es cuestión de esperar a que los usuarios de la red hagan acto de presencia, que al parecer no falta mucho.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL