El creciente deseo de los consumidores por soluciones que controlen los malos olores en sus prendas de vestir se ha convertido en una importante tendencia de mercado y ha modificado las prioridades del consumidor a la hora de comprar productos.

En ese sentido, el consumidor es cada vez más exigente, que indaga y busca información respecto al producto o servicio que quiere adquirir. No solo con ver una etiqueta siente confianza, él necesita ir más allá: busca la opinión de algún experto o amigo, investiga en internet, hace comparaciones.

Estas conductas han impulsado que diferentes compañías entiendan la tendencia, se adapten a ella y respondan a esas necesidades desde el proceso de desarrollo e innovación del producto o servicio, hasta su estrategia de ventas.

Cabe decir que este comportamiento les lleva también a invertir presupuesto en estudios que les permita conocer con claridad qué es lo que quiere el cliente y qué espera de cada marca.

De acuerdo a una encuesta global que realizó la empresa americana Dow Química, los consumidores están interesados cada vez más en prendas de vestir y productos del hogar, que ofrezcan mayores niveles de higiene.

Según esta encuesta, se indica que más del 60% de los compradores encuestados sienten gran preocupación por temas asociados a bacterias, parásitos, polvo y moho en el hogar.

El estudio también afirma que el 60% de los encuestados están interesados en adquirir productos con prolongada protección contra bacterias y olores molestos, lo que evidencia la creciente tendencia del consumidor por adoptar un estilo de vida más sano y prácticas más higiénicas.

ropa, moda, fashion

Fotos: bigstockphoto

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL