En el último semestre la cadena de supermecados británica Tesco reporta una caída del 55%, a causa de la ruda competencia de sus rivales de marca blanca. Pese a que esta cadena de retail es la número uno en el Reino Unido,
su director general, Dave Lewis, quien asumió el cargo hace un año intenta relanzar la firma para superar la crisis.

Notas relacionadas:
Branding de Tesco en problemas por ataque homofóbico
¿Cuál es la línea que divide lo tierno de lo grotesco en la publicidad?
Tesco sufre desabasto de agua embotellada por culpa de una bacteria

Lewis se dice dispuesto a invertir más al tiempo que vende sus activos en el extranjero. Cabe señalar que hasta el pasado 29 de agosto, fecha en la que termina su semestre fiscal, Tesco ganó 480 millones de euros. A pesar de la bajada de más de la mitad en sus ganancias, los responsables de la compañía mantienen sus objetivos de resultados anuales.

Aunque en el Reino Unido las ventas tuvieron una caída del 1.1% en dicho periodo, en volumen la compañía tuvo un crecimiento del 1.4%. Para enfrentar la crisis, Dave Lewis se enfocará en rebaja de precios y en poner más personal de promotoría en las tiendas en un esfuerzo que tiene como objetivo que los clientes regresen a Tesco.

Finalmente, el propósito es reconstruir su posicionamiento en el mercado británico y tener mayores beneficios de negocio de la marca.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL