En la actualidad, muchas instituciones bancarias ofrecen préstamos bajo contratos que no son del todo claros, condicionando a los acreditados a cumplir con términos extremistas, tales como el pago de una tasa de interés exorbitante.

En este contexto, en el que un préstamo justo es poco accesible, los mexicanos suelen generar deudas por emergencias médicas, servicios de transporte e impuestos y pagos desmedidos de créditos, entre otras cosas. Esto demuestra que en México, la educación financiera demanda servicios sin letras chiquitas y con condiciones claras, así como procedimientos sencillos, además de asesorías para saber si los créditos son seguros.

Ante esta significativa necesidad, Kubo Financiero facilita a los usuarios una personalización de préstamos, permitiendo que sean ellos quienes elijan los plazos y la frecuencia de sus pagos, además de ofrecer procesos claros, rápidos y fáciles que fomentan el acceso a servicios financieros de calidad. Del mismo modo y a diferencia de instituciones bancarias tradicionales, Kubo Financiero es una plataforma con procesos 100 por ciento digitales, eliminando las filas y los tiempos de espera.

Esta Fintech mexicana, en conjunto con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), busca frenar los créditos informales, así como favorecer la consolidación de deudas y permitir a sus usuarios mejorar sus negocios a través de préstamos para la compra de mercancías o para la ampliación de sus establecimientos. Así mismo, Kubo Financiero ofrece una consolidación que permite a sus clientes un ahorro de deudas que en promedio es de 55 mil pesos.

Si requieres más información al respecto, puedes darle clic aquí.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL