Alguna vez el escritor Ambrose Bierce dijo: “Planear, es preocuparse por encontrar el mejor método para lograr un resultado accidental”. Si trasladamos esa máxima al below the line puede ayudarnos bastante. Básicamente porque en el Punto de Venta nada es casual. Sobre todo cuando hablamos de surtido.

El surtido es el conjunto de referencias que ofrece un establecimientos comercial a su clientela clave para satisfacer unas determinadas necesidades o deseos, constituyendo su posicionamiento estratégico en el mercado y permitiendo a los retailers obtener beneficios aumenten las ganancias de su inversión.

De esta manera, una de las primeras decisiones estratégicas que debe realizarse para diseñar un Punto de Venta es su política de surtido,  el cual debe corresponder con el tipo de clientes a los que se desea satisfacer.

Debido a esta situación esta actividad es un reto para las marcas porque en el Punto de Venta existe una competencia de los productos por llamar la atención del shopper.

Por eso a continuación te damos unos tips para diseñar una estructura de surtido.

Estructura del surtido

La estructura del surtido es la distribución de los artículos en una serie de grupos o niveles con el fin de clasificar, identificar y gestionar estratégicamente la oferta comercial.

Los siguientes grupos o niveles constituyen la estructura del surtido:

Departamentos

Son grandes divisiones que agrupan varias secciones, en función de la semejanza y complementariedad del surtido que contienen en dichas secciones que forman un departamento concreto.

Secciones

Son unidades independientes del retailer, porque agrupan varias categorías de productos similares respecto a las necesidades que satisfacen los artículos que forman la sección.

Familias

Se trata de un conjunto de artículos que satisfacen la misma necesidades genéricas, formando o constituyendo de esta manera diferentes categorías de productos.

Continúa leyendo este artículo en la siguiente página.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL