Este lunes, la Ciudad de México concentró manifestaciones del Movimiento Nacional Taxista (MNT), con la finalidad de realizar un análisis sobre la legalidad o no de las empresas que prestan el servicio de transporte privado a través de aplicaciones móviles.

El vocero Ángel Morales, secretario de finanzas del MNT, señaló que la intención de las movilizaciones no es que suspendan las aplicaciones móviles de transporte, sino que sean sometidas a los mismos requisitos y obligaciones que tienen los servicios de transporte en unidades concesionadas. 

Luego de la protesta realizada en la Ciudad de México, el Movimiento Nacional de Taxistas llegó a una serie de acuerdos con la Secretaría de Gobernación, la Ciudad de México y el gobierno del Estado de México como llevar acabo reuniones periódicas con los equipos jurídicos del Gobierno Federal, los gobiernos de la CDMX y el Edomex, y de la organización, con el propósito de concretar una ruta jurídica para que las instancias competentes determinen la legalidad de las aplicaciones móviles

Una competencia en igualdad de condiciones

En los últimos días, los taxistas han señalado la desventaja de operar sin el soporte de aplicaciones móviles como canal de apoyo a su trabajo. Sin embargo, en el primer semestre de 2018, la Secretaría de Movilidad (Semovi), anunció la plataforma digital L1BRE con la finalidad de modernizar el servicio de la capital del país.

Según la Semovi, se convertiría en un requerimiento obligatorio para las unidades de transporte. Esta aplicación permitiría a los vehículos de transporte ser más eficientes y más seguros para el usuario y, sobre todo, hacer más competitivo al sector del taxi ante la presencia de plataformas de transporte privado como Uber, Cabify y Didi.

Hasta el momento, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha señalado que la capital está abierta al diálogo con los taxistas, pero advirtió que no se permitirán prácticas opacas que beneficien a unos cuantos. 

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL