Identificar los cambios requiere de ciertas habilidades y de realizar estudios que nos ayuden a identificar los diferentes comportamientos, como por ejemplo: ¿Quién es el shopper? ¿Quién es nuestro cliente? ¿Cuáles son sus necesidades? Así como también ver cómo nos alineamos con las estrategias de nuestros clientes, esto con la finalidad de maximizar los beneficios de las marcas o nuestros servicios en el largo plazo.

¿Cómo nos aseguramos que nuestros productos o servicios sean interesantes para ellos?

Uno de los grandes retos hoy en día, es tener una cartera de clientes sólida, clientes que estén satisfechos y que sean fieles a nuestros productos y servicios. La gestión del cliente se vuelve un pilar y, dependiendo en el tipo de industria en la que nos encontremos *(B2C / B2B), dependerá el cómo los debemos abordar. Por ejemplo, dentro de las empresas que atienden el mercado Business To Business (B2B), en donde pocos son los clientes que se atienden, pero su nivel de facturación es importante. No podemos darnos el lujo de perder a ninguno de ellos. Nuestros rol tiene que ser de aliados, brindar un servicio de asesoría, hablar y trabajar con toda transparencia y honestidad. La comunicación es muy importante.

Basado en mi experiencia, tenemos que buscar cómo podemos diferenciarnos del resto, cómo podemos lograr “hacer pequeñas grandes cosas” que vayan mas allá de dar un buen precio. Tenemos que estar “dispuestos” a escuchar las críticas de nuestros clientes, así como también debemos estar “dispuestos” a solucionarles sus problemas. Establecer relaciones duraderas nos ayudará a logran mayores ventas con el tiempo.

*(B2C= Business To Consumer / B2B= Business To Business)

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL