Esta campaña muestra cómo lograr que confíen en tus colaboradores de puerta en puerta

196

Las encuestas han sido durante años una excelente forma de tomar mejores decisiones acerca de la forma de dar a conocer un producto o servicio. También funcionan para determinar el éxito o fracaso de una estrategia.

Los datos que arrojan son útiles desde muchas perspectiva y para diversas áreas. Su evolución es lo mejor que le ha pasado a la publicidad y al marketing.

La tecnología ha permitido hacer interactivo el proceso, incluso, por medio de redes sociales, parecer todo menos una encuesta.

Pero para algunos temas y presupuestos es necesario realizarlas de puerta en puerta, ante el riesgo de que el consumidor se sienta amenazado por un posible caso de estafa o violencia, en una nación en la que el tema es frecuente.

Sin embargo, Who to count es la campaña que da muestra de que es muy simple conseguir la confianza de los consumidores y que compartan sus datos: el camino es el emotional marketing.

Niños y diversidad son claves paga que la gente participe en el Censo de Estados Unidos. Sus spots atañen a dos de las prácticas más tradicionales.

En la campaña contemplan a diversas comunidades que radican en la nación y no dejaron pasar ningún detalle, diseñaron publicidad especial en su idioma.

Datos de Snap Surveys señalan que las encuestas son fáciles de administrar, pueden ser desarrolladas en poco tiempo, su costo no es tan elevado, actualmente pueden ser administradas de forma remota y permiten recolectar un amplio espectro de información, por lo que son herramientas no sólo vigentes sino necesarias para las compañías.

Te recomendamos:

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL