El espacio para entregar un mensaje de marca, hoy en día, permite que la creatividad de las marcas desarrollen conceptos y plataformas capaces de mostrar los beneficios y cualidades de un producto o servicio, ya sea en físico o digital.

Nunca antes la experiencia de compra tuvo un valor tan significativo para el consumidor. Es una tendencia que obliga a las marcas a redefinir sus estrategias de comercialización, con la finalidad de entregar el valor que el cliente espera de su marca preferida.

En el punto de venta todo elemento que genere un ambiente que incentive a pasear por la tienda y observar los productos, es clave para el proceso de compra. Datos de Grocery Manufacturers Association señalan que 7 de cada 10 compradores toman una decisión de compra estando en la tienda. Sin duda, esto muestra a los profesionales de marketing que deben considerar sus esfuerzos de comunicación como un elemento clave durante la compra.

En las tiendas en línea existen diversos factores que llevan al comprador a abandonar el carrito de compra. Sin embargo, en el terreno físico la comunicación de la marca debe ser sumamente relevante para crear un momento único entre el comprador y la marca, y se genere una experiencia satisfactoria.

La manera más sencilla de hacer tangible un mensaje es a través de las activaciones de marca. De esta manera el comprador puede entender los beneficios del producto que pretende comprar. Además, incentivos como las promociones contribuyen a que el mensaje sea más receptivo, y se genere una decisión de compra a corto plazo.

El proceso de comunicación debe ser eficaz con la finalidad de que cada esfuerzo sea relevante, así la información que se entrega al comprador durante la activación debe generar una conciencia de que el producto cuenta con el valor suficiente para satisfacer las necesidades que el comprador pretende cubrir en ese momento.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL