Ya sea en temporada de calor, para festejar algo o para convivir con los amigos, la cerveza es una de las bebidas favoritos de las personas. De hecho, de acuerdo con un estudio presentado por la distribuidora Bebidas en Casares, es la segunda bebida alcohólicas más tomada en todo el mundo. Entre los países que más consumieron este tipo de productos durante el 2017, se encuentra Estados Unidos, que se posicionó en el lugar número 12 en todo el mundo, ya que su consumo per cápita fue de 74.90 litros, de acuerdo con datos de Statista. Sin embargo, al revisar las ventas de los últimos años, todo parece apuntar que las personas en dicho país, uno de los mercados más importantes en todo el mundo, le están dando la espalda a esta bebida.

El consumo de la cerveza en Estados Unidos va en picada

De acuerdo con información presentada por Nielsen, se estima que para el periodo que comprende de octubre del 2019 al mismo mes pero del 2019, las ventas domésticas de la cerveza en Estados Unidos se contrajeron un 4.6 por ciento. Por si esto no fuera suficiente, IWSR para el año anterior, la venta de cajas de este producto cayeron un 1.5 por ciento, mientras que el volumen de la bebida alcohólica en disminuyó un 2.4 por ciento en los últimos 5 años anteriores.

¿Qué implican estos datos? Al analizarlos, se puede concluir que, al menos para el periodo que comprende del 2015 al 2018 el consumo de cerveza en Estados Unidos ha hilado caídas importantes. La verdadera pregunta es por qué.

¿Por qué el sector cervecero en Estados Unidos va en picada?

Entre los principales motivos se encuentran que los consumidores estadounidense consideran que la cerveza es un producto estancado, según comenta CNN, por lo que han buscado nuevas opciones que les brinden nuevas experiencias. Otro de los factores tiene que ver con la preocupación por el cuidado de la salud que hay en los consumidores.

Quizá la muestra más clara de lo anterior es que bebidas de categorías como spiked seltzer, el vino enlatado y los cocteles prefabricados han crecido 200, 73 y 17 por ciento, respectivamente, sus ventas para el periodo que comprende de octubre del 2018 a al mismo mes pero del 2019, según datos de Nielsen.

En este sentido, y con la finalidad de ofrecer nuevas experiencias de consumo, la cerveza artesanal (por sus capacidades organolépticas) debería tener mejor suerte que la cerveza convencional. Los datos parecen decir otra cosa: según información presentada por CNN, que han tenido habrían tenido un decremento del 0.4 por ciento de 2018 a 2019.

¿Por qué debe tener muy nerviosa a la industria cervecera?

De acuerdo con datos de Statista, Estados Unidos es el mercado más grande de cerveza en todo el mundo, al menos para el 2017, el cual fue valuado en los 171,702 MDD, con lo cual se colocó por encima de Brasil (87,279 MDD), México (46,123 MDD), Alemania (37,142 MDD) y Reino Unido (35,692 MDD). Si las ventas siguen en picada, este indicador irá cayendo con los años, de tal modo que las cerveceras podrían aún más ingresos (y sus respectivas ganancias) en los próximos años.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL