Dentro de los nuevos esquemas y códigos para comunicarse con los nuevos clientes en 2020 nacerán nuevos códigos de comunicación estructural y estratégica ¿A qué me refiero específicamente? Que la comunicación con los clientes fluirá mucho mejor desde ahora para que las marcas se comuniquen con su interno, su circunstancia y su contexto. De acuerdo a los acontecimientos y los calendarios coyunturales que se irán diseñando a lo largo de este incipiente año que arranca.

Los mejores comunicadores serán los disruptores. Los más persistentes, los que ganan espacios. Los que generen mayor y mejor contenido. Los que sacien el hambre de contenido. Los que dictan agendas y van más anticipados. Serán los ganadores, porque se convertirán en medios y nuevos medios más que marcas, influenciadores o personas de carne y hueso.

El lado oculto de la mercadotecnia será la luz para los disruptores, ¿Por qué titulé mi columna hoy así? Porque con mi oficio todos los días me doy cuenta. Que la forma de comunicación ya cambió, que ahora la velocidad de los mensajes es mucho más rápida y efímera. Que los códigos de comunicación ya no son los mismos desde hace tan sólo un par de años. Que ahora somos capaces de percibir y notar más el lado oscuro de los clientes que las luminosidades. Somos hoy quizá más malos y enfermos que en el siglo 20. La salud mental cada día tiene una relación más estrecha con la vida digital de los humanos mediatizados y con acceso mínimo de la tecnología.

Nuevas normas de comunicación online y offline en el siglo 21

Todo se vale. Nada es verdad y todo es verdad al mismo tiempo.

Lo políticamente correcto es la oposición de bloque dicta el corazón, el sentimiento y el intestino. Son dos tipos de comunicación correcta y válida. Una comunica la víscera y la otra la moralidad y comunidad.

La comunicación asimétrica todos los días. Viajaremos de la melancolía a la euforia al mismo tiempo y en el mismo posteo y contenido.

Dibujaremos todos los días una comunicación de merca en parte esquizofrénica que es en si un reflejo de nuestra salud mental digital y offline.

En cuanto a los eventos, reuniones,  y experiencias deberán ser respiros, refugios y catarsis colectivas para esconderse del hiper contenido. Del vacío de información.

La evasión también es comunicación. Genera contenido disruptivo atípico y anti común que enganche a tus audiencias que también ya son un medio. Un medio nuevo, novato. Son novicios peligrosos y poderos que destruyen y exhiben marcas y personas todos los días, minutos y segundos. Que así sea. Descansen en paz las palabras quietas y rotas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorStreet Marketing o “El comodín del Público”
Artículo siguienteLos programas sociales de AMLO afectan las ventas de retailers
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.