Como parte de la omnicanalidad de un retailer, su tienda en línea en parte vital no solo en términos de imagen, sino también en lo que refiere a experiencia de compra.

Aun cuando la apariencia de una página web es un factor decisivo para 8 de cada 10 internautas que están por completar una compra, según la AMVO, su navegabilidad también es un elemento que merece ser cuidado y optimizado.

Francisco Alatorre, head de Moda, Deportes y Belleza de Mercado Libre México, mencionó en entrevista exclusiva para InformaBTL que para mantener la preferencia de un cliente en comercio electrónico, la disponibilidad de productos y diversas formas de pago no son los únicos factores que influyen para ello, también la apariencia y tiempo que tarda en cargar una tienda online.

Agregó que si una página web tarda más de 12 o 13 segundos en abrir, o pasar de una pantalla a otra, es probable que el comprador desista de seguir intentando y busque lo que necesita en otro sitio en línea, solo por el hecho de la mencionada demora.

¿Cómo optimizar la navegabilidad de tu tienda digital?

Cuando una marca o retailer tiene la intención de mejorar su experiencia de compra en el formato online, garantizar la eficiente navegabilidad de su tienda digital es vital no solo por las razones antes mencionadas, sino también porque optimizar este aspecto impacta en su posicionamiento dentro de los buscadores.

Para mejorar ese aspecto y además no poner en riesgo la experiencia de compra y perder un cliente, la empresa HostGator sugiere las siguientes medidas a aplicar.

  1. Optimizar las imágenes: esto se relaciona con el formato, peso, resolución y otras características de la imagen. A fin de evitar que una fotografía influya en una demora en la apertura de una tienda online, es necesario comprimirla o hacer una edición previa de la misma.
  2. No exceder de plugins: agregar varios complementos como accesos a redes sociales, por ejemplo puede también alentar una página web. Antes de adicionar muchos plugins, es pertinente preguntarse si realmente se requieren y que se logrará con ellos.
  3. Actualizar código o script: es recomendable verificar si hay nuevas versiones de los scripts del sitio web para así saber si aún no está actualizada, ya que al hacer esto el funcionamiento de una página web se optimiza.
  4. Habilitar almacenamiento cache: al realizar esto, el contenido revisado queda guardado para que, cuando se ingrese nuevamente, se evite hacer una carga de toda la página, lo cual puede alentar su navegabilidad.
  5. Cuidar las redirecciones: abusar de este recurso, lejos de ayudar, puede ser perjudicial para el tiempo de carga de una tienda online; por ello, solo debe contarse con los necesarios.
  6. Actualizar alojamiento web: si el tráfico ha incrementado, es momento de realizar una actualización de dicho alojamiento, a fin de evitar un colapso de la tienda online.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL