Desde los eventos con sentido y mensaje

146

¿Qué es un evento con sentido? El más complejo de muchas cosas que suceden en la mercadotecnia del “Event Marketing” . Cerca del 50% de los eventos a los que asistimos o a los que nos invitan no tienen sentido, y me refiero a que no cuentan con un mensaje de marca, no nos cuentan una historia y no pasa nada, nada de nada. Es tan frecuente que vivimos un evento en donde no pasa nada, y que los productores y organizadores, asuman que vamos a entender por el hecho de asistir el sentido del evento. Es tan triste, es malgastar el dinero en vano. Es tirar tiempo, talento y presupuesto a la basura. Esto es lógico pero muy común. 

Más allá de hacer un evento, diseñarlo, tenemos que tomar en cuanta qué se quiere de este de esta experiencia, qué necesidades hay y hacia dónde vamos con esta plataforma. Es fácil y al mismo tiempo complejo detectar necesidades en un evento, más que una gran inteligencia, se necesita, sentido común y valor para confrontar al que paga -el cliente- Más que güevos para confrontar al cliente, también es necesario tener sangre fría y nunca trabajar con gente desesperada por necesitar dinero. Esto es una regla de oro en cualquier campo de trabajo. Si trabajas con gente desesperada por que necesita mucho el dinero, tarde o temprano algo va a salir mal. La ansiedad que se acumula por necesitar dinero de los que te ayudan, muchas veces, distrae del enfoque adecuado de un evento o cualquier trabajo. Más tarde que temprano, esa persona o colaborador estará más preocupada por tener dinero que por lo que el cliente necesita. Pasa y trabaja con alguien que esté más enfocado en que el trabajo salga casi perfecto y no por otras cuestiones externas. 

Los eventos son plataformas, en su mayoría, offline que sirven en un esencia estricta para comunicar algo al mercado de las marcas o las organizaciones. Muchas veces lo que pasa es que los eventos se quedan en la forma más que en el fondo. Y no comunican nada. Que se quedan en formas y retóricas sin sentido y que hacen gastar dineros innecesarios rumbo a los caprichos de clientes o productores que tratan de hacer de su evento, con dinero ajeno, una especie  de realidad alterna de sus deseos frustrados no culminado. He visto tantas clientas que quieren hacer de sus eventos sus bodas o ensayos de sus bodas. Es triste cómo muchas veces tratamos de cumplir nuestros deseos frustrados con dinero de otros, ¿Qué se debe hacer? Ubicar en su centro a tu cliente con tacto y ayudarlo a entender cuál es la razón y misión estratégica de evento. Hacerlo entender que el evento es una estrategia de comunicación, no una fiesta personal. Se debe ser muy político y tener tacto para decir esto en formas y no que moleste el uso de la verdad, porque sin duda perderás el trabajo. Usa tus filtros, y aquí sí aplica la retórica para decir las cosas con eufemismos que suavicen las verdades incomodas. 

Las cinco estrategias inamovibles para que un evento sea efectivo

  1. Nunca pierdas de vista la misión, sentido y objetivo del evento o plataforma. 
  2. Di la verdad que se refugias en el sentido común. Habla desde la voz del cliente o prospecto. 
  3. Ten en cuenta que el cliente, al mismo tiempo e tu aliado, tu competidor y tu reto al mismo tiempo. Ni todo el dinero, ni toda la verdad.
  4. Grábate esto. Un evento es una plataforma offline. Si lo ves siempre así, será una trampolín online. 
  5. En un evento o plataforma, en cada minuto, todo puede salir mal o todo puede salir bien. 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL


Artículo anteriorRegreso a clases: una mirada a las compras del consumidor mexicano
Artículo siguiente¿Qué es el approach?
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.