Más allá de sólo calcular cuánto es lo que se debe destinar a un proyecto, el hacer presupuesto es un verdadero arte, particularmente si se busca que sea no sólo perfecto, sino también funcional para mantener un negocio a flote. Saber realizarlo correctamente es uno de los elementos que te garantizará mantenerte en una industria tan competida como lo es el marketing.

Por más bueno que sea un proyecto o una campaña que presentamos a un cliente, la pregunta “¿y cuánto va a ser por todo?” es prácticamente inevitable y, ciertamente, de la presentación de un presupuesto adecuado depende gran parte de que sea aceptado o rechazado. Esto se debe en gran medida a que podemos o estar cobrando muy poco por todo lo que se hace (arriesgando la rentabilidad de nuestro negocio) o demasiado (lo que hará que los clientes salgan a buscar otras opciones que se ajusten más a su bolsillo).

Budget

Por este motivo, en las siguientes líneas te presentamos algunos de los puntos indispensables para generar un presupuesto indispensable.

Una regla básica en las finanzas para saber cuál es el precio de un determinado producto radica en fijarnos en los costos fijos y variables que implica el hacer acabo un bien o un servicio. Por ejemplo, si buscamos generar el presupuesto del packaging de cierto artículo, habrá que sumar cuánto le estamos pagando al personal que lo hace y los costos de los materiales y los insumo que se están gastando en su realización.

Uno de los aspectos que hay que tomar en cuenta es que también se cobra por la creatividad. Hay que saber ponerle el precio adecuado y plasmarlo en el presupuesto. Hay que tener muy presente que las ideas que generemos no se pueden dar sin esperar nada a cambio, sino que hay que tasarlas en medida del esfuerzo que implicó su realización.

Lo anterior implica que hay que quitarle el miedo de cobrar, ya sea por algo tangible (como un producto) como intangible (como la creatividad y las ideas que se generan a partir de ellas). Para darnos idea de cuánto es lo conveniente cobrar por cada cosa de la manera más adecuada habrá que echar un ojo a nuestra competencia. A través de un buen benchmarking, se puede obtener información para hacer un presupuesto acorde a las necesidades del mercado.

Hay que tener presente algo muy importante: no se puede hacer un presupuesto único para todos nuestros clientes y prospectos, sino que hay que trabajar de manera diferenciada para cada caso, de tal modo que nos ajustemos a las necesidades que tienen y a los costos asociados a lo que nos están solicitando. Como tip, hay muchas personas que no quieren paquetes completos, sino que sólo les interesan partes de las estrategias que presentamos, por lo que lo más conveniente será ponerle precio a cada uno de los entregables que podemos hacer.

Finalmente, no hay que perder de vista que cada uno de los presupuesto que hagamos debe traducirse en un retorno de inversión, tanto para nuestro cliente como para nuestro negocio, de tal modo que nos permita brindarle el servicio adecuado y de que también asegure supervivencia de nuestra empresa en la industria.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL