Por í‰rika Fonseca
Correo: [email protected]
Twitter: @erfonseca

El diseño es un asunto de comunicación. El branding es un asunto de estrategia. Cada dí­a pareciera más difí­cil poder lograr estrategias impactantes que realmente atraigan al cliente, que comuniquen, que sean creativas y, por si fuera poco, que sean asequibles. Hoy lo queremos todo y acorde a la velocidad tecnológica en la que estamos inmersos. Todo un reto.

Así­ es como generalmente el tiempo nos come y dejamos de lado la fórmula maravillosa de la comunicación, la estrategia y la planeación de todo el proceso. En cambio, cuando existe una buena planeación estructurada en el brief, en la producción y en la planeación de los lanzamientos; cuando existen los diferentes ingredientes necesarios para desarrollar una buena estrategia, todo es mucho más sencillo.

Traducir mensajes verbales en imagen o en producto parece un reto más que nunca y no se logra el cien por ciento de las veces. Y cuando se logra podemos ver un producto realmente orginal, con un objetivo especí­fico, un target bien definido que se traduce en éxito y rompe el esquema de los clientes (que pueden no ser, usuario final).

En este ejemplo, un kit de prensa para el lanzamiento de una nueva linea Downy realizado hace algunos meses por pinstudio.com.mx, rompe el esquema resaltando los valores previamente establecidos por la agencia para el nuevo producto de Downy: elegancia y aroma que se libera durante el dí­a.

El resultado: una metáfora que, en un solo producto, intersecta esos mismos conceptos en dos formas distintas. En primer plano con un empaque de lujo que contiene una muestra del producto y un usb con la información pertinente para prensa, y en segundo plano, un espejo que se ilumina al abrir el empaque y que produce la sensación de “camerino” gracias a su disposición y al tipo de iluminación. Al analizarlo en retrospectiva la metáfora parieciera tan evidente que se integra perfectamente con los adjetivos del producto. La elaboración de la caja es la muestra clara de la creatividad mexicana aplicada al diseño y estrategias BTL, donde los objetivos claros y puntuales del brief inicial impulsaron el desarrollo del diseño. En este caso, los diferentes valores compartes muchos puntos de intersección que van desde el color, los materiales o los gráficos hasta el desarrollo industrial del empaque.

Llegar a este tipo de resultados parecen realmente fáciles pero en realidad no lo son. Son la conjunción de marketing, diseño gráfico, diseño industrial y buena comunicación. Es justo la muestra de que una buena estrategia BTL es resultado de un gran equipo de personas integrando conceptos desde distintos ángulos y todos orientados a un objetivo único.

A modo de análisis, a partir de este kit de prensa, los elementos para crear un brief de producto que cumpla con las caracterí­sticas de una buena estrategia BTL son:

  • Los conceptos verbales se ven traducidos o reflejados en la ejecución del producto final, ya sea de manera gráfica o industrial
  • Los conceptos definidos previamente en el brief del producto son una costante en toda la comunicación gráfica e integran dentro del diseño elementos que suman con cada elemento.
  • El producto industrial cuenta con los mismos adjetivos que el producto representado.
  • Los colores y la parte gráfica son muy importantes e integran del mismo modo los conceptos.
  • Son claros y precisos, el cliente final no necesita hacer un gran esfuerzo para entender el concepto.

Los veo la próxima semana en este nuevo espacio, por lo pronto nos vemos en twitter @erfonseca

fotos: cortesia de pinstudio.com.mx

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL