Los eventos de marca son considerados como una acción below the line que logra captar la atención de un gran número de personas, por ello muchas marcas apuestan por crear este tipo de estrategias o se involucran en ellos siendo patrocinadores de algunos, tales como conciertos o eventos deportivos.

Notas Relacionadas:
Millennials prefieren a marcas que patrocinan eventos musicales
Las 7 sedes más utilizadas por la agencias para los eventos de marca
3 claves para asegurar el ROI en eventos y roadshows

Sin embargo, muchas marcas lo hacen por que piensan que con ello van a lograr aumentar las ventas de sus productos o van a posicionarlos en la mente de los consumidores, sin embargo para Edson Brizuela, directivo creativo de la agencia Media Naranja, hay tres objetivos que los eventos de marca no cumplen y que muchos pensarían que al realizar este tipo de acciones below the line se lograrían:

NO se aumentan ventas

Muchas marcas piensan que cuando realizan un evento para promocionar sus productos van a lograr un aumento significativo en las ventas, lo cual no sucede así. De acuerdo con Brizuela las agencias crean espacios adecuados para que el departamento de ventas de la marca “ataque” al target al finalizar el evento, solamente así se puede lograr una aumento en las ventas de los productos.

NO se posicionan productos

Si el evento fuera diario, si se lograría colocar en la mente del shopper el producto, sin embargo al durar pocas horas no se logra tal objetivo. El evento como tal, es parte de una gama amplía de acciones below the line que en conjunto logran posicionar el artículo, pero si se realiza sólo no se le puede dar mucha responsabilidad.

NO logran que la gente viva una experiencia de marca

En poco tiempo no se puede lograr que una persona viva una experiencia de marca, se puede crear espacios idóneos para que el shopper pueda ser parte de algo importante, sin embargo no puede tener una experiencia de marca al 100 por ciento.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL