La experiencia de marca (brand experience) es un concepto esencial para comunicar con mayor impacto el mensaje de una marca. Incluso, los compradores al estar en contacto con una experiencia de marca consideran pagar más por el producto o servicio. Oracle en su reporte “Customer Experience Impact Report”, señala que 86 por ciento de los consumidores encuestados aseguraron que pagarían más por una experiencia de marca que cumpla sus exceptativas.

A continuación, te mostramos 3 ejemplos de campañas que hicieron uso de experiencia de marca para comunicar el valor de su oferta:

Campaña: Scary clown night

Marca: Burger King

Para celebrar la noche de Halloween, Burger King realizó una noche de disfraces, donde regaló una Whopper a todos aquellos que se vistieron de payaso. Además, para reforzar el valor de la experiencia, ejecutó una estrategia digital, donde se utilizó la etiqueta #scaryclownnight en redes sociales. La experiencia consistió en el uso de un ejército de payasos para involucrar completamente a las personas. A través de esta experiencia, se logró generar tráfico hacia el punto de venta.

 

Campaña: Save our species

Marca: Lacoste

Esta campaña consistió en el desarrollo de prendas que tuvieron  un objetivo en común: comunicar el peligro de algunas especies de animales tienen en la actualidad. El número de prendas se eligió en relación al número real especies que aún existen en el mundo. En total, se lanzaron 1,775 playeras durante la semana de la moda en París.

La experiencia generada por la marca a través de su logotipo incrementó el llamado de iniciativas para atender el estado actual de la conservación de las especies. De esta manera, Lacoste se posicionó como una marca que no teme a cambiar sus propios códigos para apoyar una causa digna.

Campaña: Black Supermarket

Marca: Carrefour

Una de las experiencias más interesantes del último es la que realizó Carrefour. “Black Supermarket”, consistió en el desarrollo de un punto de venta en el que se puso a la venta una variedad de productos considerados “ilegales”.

Los asistentes pudieron comprar productos “ilegales”, es decir, con más nutrientes, sabor y mejores para el medio ambiente. La experiencia generó un aumento de tráfico a la tienda, y además la idea se convirtió en tema de conversación en el Foro Nacional de Alimentos de Francia.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL