Cuando escuchamos esta frase, pensamos en lo complicado que puede ser el ejecutar un ejercicio profesional impecable. Pensamos que la perfección está en pocos grupos de ejecutivos que tienen cierto nivel y definitivamente cierta calidad de estudios.

Más columnas de Roberto González:
10 destellos de un mal jefe
¿Cómo ponerle precio a tu trabajo o producto?
5 puntos de partida para atraer nuevos clientes
9 pasos para desarrollar tu modelo de negocio

Pero se ha demostrado que la zona más cercana a la perfección está en realidad en hechos o casos simples, sencillos y de fácil implementación. Donde la innovación se descubre de manera simple y deja que la fuerza de la misma de la idea haga su trabajo.

Y esto no es exclusivo de un grupo de personas, sino de un espíritu que se tiene para llevar al máximo todos los procesos que esta persona tiene a su cargo o responsabilidad.

En pasados días revisando procesos, platicábamos ¿cómo poder llegar a tener un servicio con calidad extraordinaria?

Tal vez la respuesta sea en la revisión minuciosa del proceso en sí, y su exhaustiva revisión paso a paso, pero ¿Cómo hacemos que esto sea parte de nuestros productos, negocio y estilo de vida?

Aquí enumero 10 hábitos de líderes de alto nivel y cómo profesan el Top Management en su vida:

1. Se mueven constantemente sin dejar observar el pasado. Hay que buscar siempre el futuro sin dejar de aprender y usar dicho aprendizaje para no incurrir en errores.

2. Viendo su vida, producto y servicio como algo que tiene que mejorar constantemente. Si pensamos que nuestro trabajo y vida no ha llegado a su “época de oro” sabremos que siempre podemos mejorar.

3. Reconocer que les hace falta entrenamiento, y buscarlo. Nadie nace siendo experto, por lo cual es de sabios decir que necesitamos saber más de los retos que no depara la vida y el estar preparados para responder a ellos.

4. Fomentar la retroalimentación. Estar atentos a lo que los demás nos enseñan y las diferentes miradas de otros nos hará entender mejor el entorno y lo que estamos haciendo bien o mal.

5. Mantener una comunicación constante. Mantener a tus equipos y colaboradores informados es parte de una buena administración en la cual

6. Crear procesos certificados por expertos y retroalimentación del Cliente. Este es muy importante para saber que estas haciendo lo correcto y dejas claro a tu Cliente lo que va a esperar de ti.

7. Refuerzando sus fortalezas. Si sabes que eres bueno en algo o tu equipo lo es, no dudes en reforzar dichas fortalezas, invierte, recuerda que será bien invertido (aún en tu equipo), ganarás mas de lo que crees. Y sobre todo agradece a tu equipo constantemente el buen trabajo realizado.

8. Seleccionando al mejor equipo a su lado. Rodéate de gente capaz, humilde en recibir retroalimentación, y mantén constante comunicación con ellos, confía en ellos y demuéstrales de lo que son capaces, ellos por tu confianza te devolverán grandes logros, y prémialos.

9. Desarrolla, busca y vive la innovación constante. No dejes de pensar en nuevos productos en nuevas ideas en como complementar eso que ya haces bien.

10. Busca un buen ejemplo, líder o mentor. Siempre es bueno usar las experiencias de otras personas para construir las propias; recuerda que no siempre debes creativo e inventar; en muchas ocasiones mejorar 1% las cosas en base a otras experiencias te hará verte diferente ante los demás.

Piensa que documentando todos tus procesos, en tu compañía o equipos puedes mantener una calidad constante, la cual te posicionará de manera diferente con tus Clientes y te volverás una referencia de un buen trabajo y sobre todo confianza en lo que van a recibir de ti.

Al final de todo, llevar al máximo tus procesos y tu forma de presentarte a la vida es como se construye una buena imagen de una empresa.

Y ¿tu? ¿Cómo construyes tu imagen?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL