Se suma otro reportero a lista de ejecutados en Siria

En la visión que intercambia imágenes violentas desde portales de grupos armados hasta en sitios como Youtube; se repite una y otra vez la misma historia para consumo de ávidos espectadores: la sanguinaria escena en que se decapita a un periodista más entre muchos otros. Y el fenómeno trasciende los gobiernos, se trata de un movimiento que vende y tiene un mercado en las redes sociales.