Exceso de comunicación

En las más íntimas reuniones de amigos no falta el o los que en lugar de disfrutar el momento, pasan una gran parte del tiempo con los ojos perdidos en la pantalla de un smartphone, de un iPad, o de un iPhone.