Alimentos cobran vida en supermercados y siembran pánico

Rogen puso comida parlante en distintas zonas de un supermercado y empezó a asustar a los consumidores. Desde un cuarto escondido y con control remoto, Seth manipuló los artículos comestibles para darle una lección a la gente sobre la comida con un montón de mensajes sin piedad, acusando a los compradores de comérselo a él y a sus amigos.