Un póster que hace música

La idea fue realizar pósters artí­sticos con cuerdas reales integradas. Cuando los clientes se acercaban podí­an tocar las cuerdas y escuchar el sonido real del instrumento.