El cliente no siempre tiene la razón

Desde el lado del marketing y la publicidad, uno de los puntos más álgidos es el famoso cliente. Ese pequeño-gran individuo que básicamente decide qué hacer o no, cómo llevar su marca, su pauta o su publicidad.