¡Llenamos vacíos!

Si lo analizamos fríamente, los sacerdotes (o ministros religiosos en general), los psicólogos y los mercadólogos tenemos un objetivo común: llenar vacíos.