Una carreola enorme, pensada para el shopper adulto

El consumidor final no siempre es el shopper o el comprador que paga por determinado producto. Un claro ejemplo son las croquetas de perro, quien paga por ellas es el dueño de la mascota, pero el que termina consumiendo el producto son los canes.