Bien dice el dicho que Roma no se hizo en un día. De igual forma construir a una marca requiere de mucho tiempo, de constancia y sobre todo de perspicacia. Sin embargo, deconstruirla es mucho más sencillo como si se tratara de tumbar una fila de fichas de dominó.

Es el caso de Subway. Su estrategia Marketing Promocional para que los comensales tuvieran en su top of mind a los emparedados de 15 y 30 centímetros no se limitó a poner los emparedados en un anuncio impreso en los puntos de venta.

Para ello, la marca tuvo que idear una sólida estrategia de comunicación que posicionara a los sub en la mente y corazón del consumidor. La tradicional hazla de jamón, así como las demás promociones y acciones publicitarias respondían a un sólo propósito: los subs son el reflejo de la identidad de la marca.

Tristemente esta credibilidad pende de un hilo, pues en días recientes un comensal proveniente de Australia publicó en Internet una imagen donde se aprecia cómo el emparedado mide menos de lo que la marca promete en su discurso.

En cuestión de días, la imagen se volvió viral en las redes sociales, hecho que de alguna manera obligó a la marca a responder a través de su cuenta de Facebook. De acuerdo con Subway, el nombre footlong, como se conoce al emparedado, no corresponde a su medida sino a una descripción del producto.

La respuesta no tranquilizó a los comensales ofendidos y la insatisfacción terminó en una demanda contra el fast food retailer en Nueva Jersey por manejo de publicidad falsa. Hoy, esta demanda fue resuelta en favor de los comensales y Subway debe garantizar que los tamaños de su pan corresponden a su publicidad. Credibilidad de marca: tan fácil de caerse y difícil de recuperarse.

Foto: Business Insider

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL