• La facturación de Starbucks en el tercer trimestre registró 38% menos que el año pasado.

  • Dunkin’ Donuts reportó una caída de ingresos del 20% en el segundo trimestre, cerrará 800 u 8% de sus tiendas minoristas para fines de año.

  • McDonald’s registró ingresos a la baja en 30% en el segundo trimestre, cerrará 200 puestos de avanzada en 2020.

Los cierres y el confinamiento han sido los catalizadores definitivos para que las marcas con miles de puntos de venta tengan que reconsiderar su estrategia, cerrar algunos y mantener solo los que resultan clave. Tres compañías dan muestra de ello: Starbucks, McDonald’s y Dunkin’ Donuts, que en conjunto, cerrarán 1,400 tiendas.

Para comenzar, Dunkin’ Donuts cerrará 800 de sus tiendas en todo Estados Unidos, que  representan alrededor de 8 por ciento de sus puntos de venta físicos en la nación americana. Estos cierres incluyen las 450 ubicaciones de menú limitado en las gasolineras Speedway previamente anunciadas.

La compañía reportó una caída de ingresos del 20 por ciento en el segundo trimestre, lo que la ha orillado a una reestructuración definitiva.

“Al salir de estos sitios, estamos seguros de que estaremos mejor posicionados para atender estas áreas comerciales con el diseño de restaurante de última generación más nuevo de Dunkin que ofrece un menú más amplio y una experiencia moderna”, dijo a Fox Business Kate Jaspon, directora financiera de Dunkin’.

Te recomendamos:

En el caso de Starbucks, las ventas netas cayeron un 38 por ciento en el segundo trimestre, y por ello cerrará 400 ubicaciones para 2021 e invertirá en soluciones de venta a prueba de pandemias, como camionetas móviles y pedidos en automóvil.

La estrategia apunta a adaptar las tiendas que le queden a un sistema híbrido en el que el comprar y llevar tendrá mayor protagonismo.

Finalmente, McDonald’s reporta una caída de 30 por ciento de ingresos en el segundo trimestre, así que cerrará 200 puestos de avanzada en 2020, incluidos todos los restaurantes dentro de las tiendas Walmart, de acuerdo con CNBC.

Sus negocios con la cadena de retail dan marcha atrás y con ellos el acceso a millones de clientes que visitan los supermercados, pero cómo no lo harían si en cuanto al super, los nuevos hábitos del consumidor lo alejan lo más rápido posible de las tiendas. Es así como entre las tres demuestran los enormes cambios que ha dejado la pandemia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL