El día de ayer se dio a conocer un estudio, realizado por Consumer Reports, en el cual se señaló a Peñafiel como un producto con altos niveles de arsénico.

A través de distintos medios, incluido este, se informó que el agua mineral de dicha marca registraba más de las tres partes por billón de la mencionada sustancia, cifra límite autorizada para el consumo humano, por lo que al estar por encima de la cantidad permitida, la ingesta de esta bebida podría poner en riesgo la salud de los consumidores.

Luego de este hecho, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) ha solicitado a la empresa que produce esta bebida mayor información, a fin de esclarecer el caso y ofrecer datos puntuales y veraces a la población en México.

Te puede interesar: Analizará Profeco marcas de leche para verificar su contenido.

A través de un comunicado emitido en su cuenta oficial de Twitter, la Profeco manifestó que ya se encuentran trabajando en la verificación del producto, con el propósito de averiguar si la información publicada por Consumer Reports es real, por lo que se llevará a cabo un estudio de laboratorio que les permita constatar que la bebida mineralizada Peñafiel es o no perjudicial para los consumidores.

Además de esta marca, hubo otras que también resultaron con altos niveles de arsénico, según el estudio de Consumer Reports, entre las que se encuentran Starkey, Volvic, Crystal Creamery y EartH2O.

Algo similar sucedió en 2017 con la marca de refresco 7Up, propiedad de PepsiCo, bebida que en su presentación de 2 litros, distribuida en el estado de Baja California, estaba contaminada con metanfetaminas, de acuerdo con la Secretaría de Salud de la entidad.

Un año ante, la marca Kinder Sorpresa también fue acusada de tener hidrocarburos aromáticos contaminados en sus envolturas, sustancias que de acuerdo con Foodwatch eran nocivas para la salud.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL