Vivimos en un mundo cada vez más globalizado e interconectado. Esto no sólo es válido para las personas, sino también para los retailers, sus proveedores y las marcas de los productos que ofrecen. Por este motivo, ya no es suficiente que realicen sus esfuerzos de manera separada para llegar al cliente, sino que todas las partes involucradas en un proceso como el de venta tendrán que trabajar en conjunto, con la finalidad de aproximarse de una manera más efectiva con su público meta. Esto está asociado al concepto conocido como Joint Business Planning. ¿Qué significa específicamente este concepto? En las siguientes líneas hablaremos sobre él.

EL Joint Business Planning, el cual se abrevia por sus siglas como JBP, se puede comprender como un plan conjunto de negocios, por medio del cual retailers y proveedores establecen objetivos, estrategias y objetivos en común, para los cuales trabajarán de manera coordinada.

Dicho en otras palabras, el Joint Business Planning es la serie de pasos, herramientas y técnicas de las que se apoyarán los proveedores y los retailers con la finalidad de que el negocio de las partes involucradas crezca de manera sustentable y, sobre todo, de manera rentable.

Uno de los principales beneficios con los que cuenta el Joint Business Planning en el caso particular del retail es que tanto el distribuidor como el proveedor pueden trabajar para evitar de manera conjunta el quiebre del stock, por medio de un proceso de surtido mucho más eficiente.

Por medio de este plan integral entre las partes participantes en un negocio se buscará el modo de maximizar las ventas que se registren, sin tener que recurrir a modificaciones innecesarias en los precios de los productos, pero, al mismo tiempo, optimizando las ganancias que se consiguen, por medio del trabajo conjunto entre el retailer en cuestión y el proovedor.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL